UN ESTADO LAICO, UN PUEBLO RELIGIOSO Y UNA POLÍTICA CRIMINAL POPULISTA

El presente ensayo e investigación  desarrolla la ley del jubileo a la luz de la constitución de 1991. Realiza un recorrido histórico de los términos y lo contextualiza en la realidad colombiana. Se trae a colación los tratados internacionales que se han suscrito con la Iglesia Católica y los efectos que esta institución social ha tenido sobre  la población y el derecho.

El objetivo de este escrito es acercar al lector a los conceptos básicos para comprender los temas coyunturales de la actualidad colombiana. Análogamente se plasman los aspectos importantes de los antecedentes normativos papales, que han expedido el congreso de la república.

INTRODUCCIÓN

Desde 1886 hasta 1991, Colombia tuvo una carta magna de inspiración conservadora. La norma de mayor jerarquía en el ordenamiento jurídico colombiano manifestaba la confesionalidad del Estado y el respeto que debían tener sus miembros hacia las entidades que formaban la estructura del mismo. Los principios fundadores fueron la moral cristiana y el clásico modelo de Estado de derecho, lo que sin duda, respondieron a las circunstancias sociales del momento, a una sociedad psicorrígida.

La constitución de 1886 nace de una imposición del partido conservador al partido liberal, en un periodo conocido como la regeneración, con el fin de erradicar del poder a los liberales e instaurar un modelo de gobierno mono ideológico, razón que dio origen a la hegemonía conservadora. Esta constitución, además de retornarle el poder de la educación y la intervención en la política pública, permitió que la iglesia forjara un poder de control social, que lógicamente se robustecía con la enseña del dogma católico en las escuelas.

A finales del siglo anterior, la sociedad colombiana había modificado algunas de sus costumbres, la forma en la que se apreciaba la vida en la época de los noventas, dieron pie a la realización de una asamblea nacional constituyente, que se hizo realidad en el año 1991, con la expedición de la constitución del mismo año. La carta política conservadora dejaba de tener validez en el ordenamiento jurídico colombiano, al ser derogada por una norma fundamental que plasmaba las necesidades de la nueva generación y respondía a las circunstancias de la época.

Sin embargo, el pueblo colombiano ha sido influenciado por la religión desde la conquista, ha formado parte de la idiosincrasia. De allí que, la mayoría de las fiestas nacionales son o fueron celebraciones religiosas como la semana santa, 6 de Enero día de reyes,   19 de junio el Corpus Christi y el 8 de Diciembre día de la inmaculada concepción, por mencionar algunos.

Por lo anterior, no resulta difícil comprender que la iglesia católica, como predicadora de la fe cristiana, ha permeado todas las construcciones sociales, entre las que se encuentra el derecho. El papa es el jefe de Estado del vaticano y sumo pontífice de la santa madre iglesia católica, representación de Dios en la tierra y obispo de Roma, además simboliza la paz y la reconciliación en el mundo. En consecuencia, cada vez que un santo padre ha tocado suelo colombiano, no como jefe de Estado sino como máximo jerarca de la iglesia, el congreso de la república, ya sea por iniciativa del gobierno, de las bancadas o de algún congresista, inicia el trámite legislativo para expedir un ley que rebaje las penas de los condenados y absuelva a todo sindicado o le reduzca la pena impuesta hasta antes de la fecha que la misma ley dispone sin prorroga.

En la república de Colombia, se han expedido dos leyes del jubileo, justamente, en dos visitas papales, las cuales fueron la de 1968 con el papa Pablo VI[1] y en 1987 con el papa Pablo II[2]. Empero, para ese momento histórico estaba en vigencia la constitución de 1886.

En el presente ensayo, se expondrá la historia del jubileo, la ley del jubileo, la influencia de la iglesia católica en el derecho colombiano y la constitucionalidad de una tercera ley del jubileo, puesto que la constitución de 1991 establece un Estado laico.

[1] Fue el papa número 262. Sucedió al papa Juan XXIII y continuó con la obras del antiguo pontífice. Es famoso por haber suscrito diversos acuerdos con las iglesias ortodoxas, protestantes y  anglicanas. La dirección del Estado vaticano y la iglesia inició el 21 de Junio d 1963 y terminó el 6 de Agosto de 1978.

[2] Fue el papa número 264 de la iglesia católica. Su pontificado inicio en 1978 y terminó en el 2005. Se hizo famoso por su discurso anticomunista y antimarxista.

PALABRAS CLAVES

 Ley de jubileo, penas, concordato, derecho penal, bloque de constitucionalidad, congreso, política criminal, iglesia católica.

*Ensayo académico, realizado en la catedra de Derecho Constitucional II de la Universidad Cooperativa de Colombia, sede Barrancabermeja.

**Estudiantes de la Facultad de Derecho, III semestre

Descargar Archivo completo:

UN ESTADO LAICO, UN PUEBLO RELIGIOSO Y UNA POLÍTICA CRIMINAL POPULISTA

Facebook Comments