NUEVA OLEADA DE MIGRANTES

En su construcción de ciudad, se han presentado oleada importantes de migraciones humanas hacia estas tierras, que siempre han sido hospitalarias con el quien la reside. Desde los comienzos del proceso de industrialización del petróleo, llagaron inmigrantes en búsqueda de una oportunidad de trabajo, luego con la primera ampliación de la refinería y las pérdidas de los campamentos de los trabajadores del petróleo, más adelante con los trabajos de mantenimiento y recuperación de los pozos que habían sellado supuestamente por agotados, además de trabajadores llegaron empresas a disfrutar de los buenos salarios y ganancias que dejaban la alta rentabilidad en los trabajos en la industria del petróleo.

Ahora se presenta una nueva oleada de migrantes producto de la selección de jugadores para las divisiones inferiores del Alianza Petrolera, esta con características diferentes a las anteriores, debido a la edad y actividades que vienen a realizar; pero todas con un mismo fin, a buscar oportunidades para desarrollar un proyecto de vida. En el municipio se encuentran tantos talentos en diferentes actividades que necesariamente en el futbol también debe haber, así lo consideran entre otros, los padres de familias que muy respetuosamente llevaron a sus hijos a las pruebas de talento, pero grata sorpresa se llevaron, cuando vieron que los seleccionados en su mayoría, eran niños de otras ciudades.

Eso es propio de las organizaciones deportivas donde los que llegan a probarse van con la ilusión de jugar en los equipos de sus sueños, pero a la ciudad llegan es con la ilusión de buscar oportunidades para sobresalir y poder llegar a los clubes de sus sueños, ejemplo palpable esa camada de jugadores donde las oportunidades en el Alianza, hicieron posible hacer parte de selecciones nacionales de divisiones menores, y se fueron a otros equipos a ser partes de su suplencia y muchos, ni siquiera son convocados a concentración. Esta reflexión la traigo a colación, por el grado de pertenencia que puedan adquirir estos muchachos al formarse en el equipo de la ciudad. Porque además es necesario formar una hinchada que esté dispuesta a pagar la entrada para ver a su equipo del alma, y no buscando bronca alrededor del inconcluso estadio de futbol.

En el devenir histórico de la ciudad, es fácil inferir a través de la observación el tipo de corriente humana que llega y la que se va; expreso que la gente que se va de Barrancabermeja a vivir a otra ciudad, en su mayoría pensionados de Ecopetrol, de la Alcaldía y otras empresas, se van con su situación económica resuelta y con capacidad de gasto, además han resuelto el problema de educación de sus hijos y llegan a comprar casa propia; diferente al que llega a si sea de paso, donde lo fundamental es que vienen a resolver o a mejorar su proyecto de vida económica, sin ningún sentido de aportar al barranqueñismo o construcción de ciudad, simplemente a cumplir y procurar mejores ingresos, porque en su ciudad de origen no tienen esa oportunidad.

Eso significa que el barranqueño por adopción o nacimiento, el quien siente dolor de “raizal”, donde conocieron los espacios sociales tantos verdes como recreativos, y un conglomerado humano solidario y combativo donde disfrutaban de un sol y una ciudad menos contaminada, hoy se sienta desplazado por una crisis económica y social que golpean a todos los estratos de la ciudad, donde los que disfrutan lo alcanzado por las luchas sindicales y populares sean otros sin sentido de pertenencia.

Hay que reconocer que la lucha sindical de la USO, alcanzo un logro muy importante y poco valorado en la ciudad, como fue el plan educacional; haya ayudado a educarse a una porción importante de hijos de trabajadores y la otra porción con el trabajo honrado de sus padres en actividades conexas con la industria del petróleo, que hoy disfrutan de logros profesionales muy importantes para su vida en todos los campos del saber, vean frustrados sus sueños de ejercer en su ciudad, por la creencia de muchas empresas de subestimar lo local.

Ojala, que en la formación de las divisiones inferiores del Alianza Petrolera, se les trabaje la parte cultural, para que adquieran un sentido de pertenencia con el club que los formo y la ciudad que los acogió a los que vienen de otros lugares, y también les brinden la oportunidad al barranqueño de ser profeta en su ciudad.

Facebook Comments

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.