ANTE LA PRECARIEDAD

Ante los problemas y dificultades se nos enseña o muestra como la pobreza cuando alcanza la felicidad, nos erige como  un ser o un colectivo agradecido. En ese  tránsito hacia el logro de algo le muestra en su cerebro en su pensamiento unos momentos agradables llenos de gozo y placer que surgen a manera de un placer que asciende a manera de que aparece la felicidad. El pobre es agradecido, el que se llena de impotencia en un momento determinado es agradecido con quien le da la mano, alguien le ha cumplido sus sueños. Gracias a Dios y la virgen dicen algunos, otros dicen gracias mil gracias y le llena de dadivas a determinada persona que ocupa un puesto de poder, una alcaldía un concejo municipal, y en correspondencia lo convierten en Dios, lo defienden a capa y espada, dicen que lo que es con el es conmigo, lo endiosa, lo edifica, lo construye con adulaciones y adoraciones, lo hacen ver bonito, están atentos en que momento hablan mal de ese que le dio la mano para defenderlo a ultranza. Lo ven como lo último en la tierra, lo ven hasta hermoso, el pobre es agradecido. Miren ahora a propósito de la paz en Colombia, comentaba alguien que un pobre colombiano harapiento le increpaba a otro en defensa del expresidente  Uribe, en voz alta replicaba es que Uribe es lo as grande que ha dado el país, decía: cuando el se podía viajar por las carreteras sin temor ni miedos y la gente podía ir a sus fincas y tener tierra. Y el otro le decía pero usted cuando viajaba en carro o iba a su finca, se voltió levantando la mano en señal de vencedor . Adan y Eva nos sacaron del paraíso y se abrió la humanidad a la luz y verdad, y hoy la gran mayoría pretenden volver al paraíso.

Todas son fantasías inocuas del imaginario de pobre o el de la clase media que sueña, podría atreverme a decir que las frustraciones crecen geométricamente mientras que el sueño y los deseos lo hacen aritméticamente, y aún así, el gobernado cuenta con esa amnesia social que no se si decirlo, pero afortunadamente existe, y entonces renacen desde su dolor y se enfrentan aun nuevo proceso electorero propio del circo comunitario de la humanidad en donde se propicia el mejor estar para unos, y la impotencia de una parte de los gobernados por mostrar de que los que gozan del poder lo harán por mucho tiempo, y en su detrimento económico, y así seguirá refugiándose en estrategias mentales de ideales para lograr un nuevo éxito o una nueva frustración, y lo peor es que eso no lo sufre solo, hay familias que disfrutan el poder, otros la padecen. Por eso es difícil creer en la reconciliación total, tendría que reinar nuevamente Jesucristo en la tierra pero con unos judíos con afán de creer y reconciliarse. Por ahora seguimos demostrando que amamos las cadenas, los amos, el ser vasallos o avasallados, el anhelo de encontrar a alguien que nos libere, así lo consignó dostoieski, necesitamos que nos liberen.

Facebook Comments